¿POR QUÉ DEBES TRABAJAR EN EL EXTRANJERO ANTES DE LOS 30?

Debo empezar diciendo que las razones por la que debes trabajar en el extranjero siendo latino son prácticas y no ideológicas. No es un argumento liberal o conservativo. Es un argumento de vida. Estamos en una época en la que es más fácil que nunca vivir en otro país. La tierra ya no es redonda, es un lugar plano, en el que si no te subes a esta ideología, estás dejando pasar muchas oportunidades.

No me mal entiendas. No pienses que si nunca trabajas en otro país vas a ser un fracasado, pero claramente la gente que tiene una perspectiva global, tiene una ventana más amplia de oportunidades hasta en su mismo país de origen.

Lo raro es que como latinos no nos percatamos de la facilidad con la que podemos hacer esto, ¿Qué significa? Que estamos quedándonos atrás.

Si eres profesionista de menos de 30 y hablas bien inglés, créeme cuando te digo que estarías viviendo mejor fuera de Latinoamérica. A continuación te explico los porqués.

Razón # 1. EL MUNDO SE CONSUME EN DINERO, DINERO, DINERO, DINERO, DINERO. ENTIENDE ALGO DINERO.

El argumento principal de estos puntos es: Todos hemos oído historias de terror de cómo los recién graduados universitarios no pueden encontrar trabajo o están atorados en un trabajo mediocre en el que están sobre calificados. De los salarios bajos ni hablamos. Hace 5 años que me gradué de la universidad me llegué a cuestionar si valió la pena haber cursado esta.

Mientras tanto, si volteamos a ver hacia los países de primer mundo como Australia, Canadá y alguno que otro país en el norte de Europa o Asia, podemos ver que estos están desesperados por encontrar graduados universitarios. No me creas pero ve las estadísticas de cuantos profesionistas recibe Canadá cada año.

Es muy fácil, oferta y demanda. Los trabajos en América Latina bien pagados ya son escasos. Tu valor en el mercado en países de primer mundo es más alto que en tu propio país. El factor trabajo es el recurso más importante para estos, ¿Por qué lo tendrían que negar a alguien que sabe lo que hace?

Pero no solo es el hecho que sea más fácil encontrar trabajo en otro país. También son sueldos tres veces más altos que lo que podrías percibir en tu país. Sin mencionar que las prestaciones son impresionantes. Por ejemplo en un avión rumbo a India conocí a una española de origen taiwanés que trabajaba dando clases de español en Tokio. A cambio le daban un sueldo de 6 números al año. Tenía vales de taxi y además le pagaban el lugar dónde ella quisiera vivir.

Razón # 2. LA CALIDAD DE VIDA ES MEJOR.

Una amiga malaya me acaba de preguntar recientemente si conocía a alguien que estuviera interesado en trabajar en Kuala Lumpur. Estaban buscando un gerente para un restaurante de comida mexicana desesperadamente. Solo pedían que hablara inglés y español, y tuviera algo de experiencia en gastronomía/turismo. Estaban dispuestos a contratar a quien fuera. Una posición que tal vez te costaría conseguir en tu país 5 años. Los beneficios incluían un sueldo alto, carro, departamento, entre otros.

Si ya sé que estás pensando, “Ah, claro ¿Yo qué mierda voy a hacer en hoyo de ratas llamado Kuala Umpa Lumpa?”. Yo pensé lo mismo… hasta que fui ahí. Pensaba que era un lugar polvoriento, con gente tirada en la calle, sin luz y bichos del tamaño de mi cara.


No, Kuala Lumpur no es la casa de estos amiguitos

Pero como en casi todas las grandes ciudades asiáticas, tuve una vibra diferente. Kuala Lumpur no fue la excepción. De hecho pienso que es mejor ciudad que cualquiera en América latina (hablando de calidad de vida). No me creas, pero ve mi foto junto a las torres gemelas más grandes en todo el mundo. Dime si en tu ciudad hay este tipo de arquitectura.

Los economistas miden la calidad de vida con diferentes métricas. Una de ellas de él costo de vida. Lo chistoso es que muchas de estas ciudad a pesar de ser mucho más caras, al final el balance costo/beneficioso es mayor que en tu propio país.

Por ejemplo en mi ciudad, (Ciudad de México) un sueldo promedio mensual para un profesionista de 25 años es 600USD de los cuales 200 se van en pagar una renta. 150 en comida y otros 50 en transporte. Te sobran míseros 200USD. En un país de primer mundo esto es muy distinto. El promedio en Australia (dónde vivo actualmente) está en 2,500USD, donde pagas una renta en una habitación en departamento con alberca y gimnasio en 550USD, comida 300USD y transporte 100 USD. Te sobran 1,550USD. Dime dónde vives mejor. Dime dónde te rinde más el dinero.

Razón #3 – Más vacaciones = más viajes.

La razón 3 y 4 están conectadas. Más vacaciones + salario más alto = más viajes por todo el mundo.

Latinoamérica es de las regiones en todo el mundo con menos vacaciones. Sin mencionar que también somos los países con más horas improductivas en el lugar de trabajo. Muchas investigaciones han demostrado que los países con más vacaciones y menos horas en el lugar de trabajo, son países más felices. Aquí tenemos como ejemplo a Dinamarca u Holanda. Ah y se me olvidaba el tráfico de mierda que hay en las grandes capitales latinas. Como ejemplo tenemos Ciudad de México, la urbe con más embotellamientos viales en todo el mundo.

Razón #4 – Es hora de volvernos ciudadanos del mundo.

Hoy en día hay mucho amarillismo en los medios de comunicación. Estados Unidos va a empezar la tercera guerra mundial. En Australia los canguros trabajan como mayordomos. Finlandia te paga 3 mil dólares por ir a vivir a su país, y tomar a sus mujeres. Los musulmanes son terroristas.

Es momento de ir un poco más allá de lo que vemos en las noticias, y entender las diferencias culturales en cada país.

Vivir en el extranjero ha sido una experiencia personal que me ha traído un crecimiento personal, profesional y emocional. Me ha dado memorables recuerdos para toda la vida. Me ha hecho más listo, más tolerante, más empático. No me creas pero le puedes preguntar a cualquier persona que haya estado por largo tiempo fuera de su país y te va a decir lo mismo.

Como adulto joven, tus mejores recursos son el tiempo y la ambición. Si fallas hoy tienes la ventaja de empezar fresco mañana, otra vez. La diferencia entre alguien de 22 años en banca rota y alguien de 26 en la misma situación es nada. Así que usa esos 4 años para cambiar tu vida, para apuntar al cielo.

Se va a oír muy cliché pero el mundo cambia en cada momento y nunca sabes si podrás volver a tener estas oportunidades. Así que tómalas y sigue viendo para adelante.