GRATIFICACIÓN DIFERIDA VS GRATIFICACIÓN INSTANTANÉA.


1972 Palo Alto, California. Mischel Walter llevó niño por niño a un cuarto y les dio un malvavisco. Las puertas fueron cerradas con llave. Las ventanas eran obscuras.

No, Walter no era pederasta. Era científico en psicología realizando uno de los experimentos sociales más importantes de los últimos 50 años.

El experimento era algo muy sencillo. Se les daba un malvavisco a cada niño y el investigador, antes de abandonar el cuarto, les decía que tenían la opción de comerse el malvavisco o esperar a su regreso, si eran capaces de aguantar hasta entonces sin comerse este, el investigador le daría otro aparte del que ya tenían en las manos.

Los resultados fueron impresionantes. Estos arrojaron que dos de cada tres niños no aguantaron la espera y se comieron el malvavisco, sólo un tercio esperó para recibir el otro. Esto fue publicado. Walter continuó con su vida. Los niños con la suya.

Pero el experimento no acabo ahí. Pasados unos años, cuando estos mismos niños estaban en la universidad o comenzando su vida laboral, descubrieron que aquellos que habían esperado para obtener otro malvavisco eran los más exitosos, tenían mejores calificaciones o el mejor empleo. Los dos tercios que habían sido incapaces de esperar eran los que tenían en promedio más problemas de adicciones, peor empleo y menos éxito personal.


No, el no es Mischel Walter.

¿QUÉ HACES TÚ CON TUS MALVAVISCOS?

La vida a veces parece demasiado corta como para reservar nuestros malvaviscos para otro momento. El hispano promedio vive 70 años si bien le va.

Quiero que imagines que cada semana de tu vida es un malvavisco ¿Qué harías? ¿Disfrutarías de la vida en ese momento o te esforzarías para tener un mejor futuro?

Si lo ponemos de forma grafica así se vería tu vida si vivieras 70 años. Cada circulito es un malvavisco ¿En qué malvavisco estás hoy?




Pero, ¿Qué pasaría si tuvieras mala suerte y no vivieras esos 70 años?

Si vivieras las mismas semanas que estos famosos ¿Qué harías? Como dice Ricky Martin ¿Vivirías la vida loca?





Viendo estos malvaviscos hay una pregunta muy clara: ¿Estás explotando tus malvaviscos al máximo?

Hay dos polaridades con las que se pueden responder esta pregunta.

1. Disfrutar el malvavisco en ese momento.

2. No comerse el malvavisco para tener mejores malvaviscos en el futuro.

En otras palabras, tienes todos estos malvaviscos con los que puedes crear una vida de felicidad. Y si un malvavisco no te está haciendo feliz, debe ser únicamente porque estás guardando ese malvavisco para una cosa mejor, puede ser para ti o tal vez para otras personas. En un mundo cordial debes de estar entre el #1 y el #2. Hay muchas veces en las que puedes tener los dos al mismo tiempo. Por ejemplo cuando amas tu trabajo.

Claro, si por estar disfrutando un malvavisco hoy, estás arruinando posibles mejores malvaviscos en el futuro tampoco es algo bueno. Por otro lado si estás ahorrando tus malvaviscos uno tras otro para tener un mejor futuro, pero no te está haciendo feliz y parece ser que este sacrificio no tiene fin, no es una gran idea.

Pero esto no es lo peor. Lo peor es cuando no realizas ni el #1 ni #2. Lo PEOR sucede por ejemplo cuando trabajas en algo que no te gusta y además te pagan una mierda. Pasa cuando estás en una relación en la que no estás feliz y tampoco le ves ningún futuro.

Todos tenemos este tipo de malvaviscos (semanas) en las que pasa lo PEOR. Cuando esto pasa muy seguido empiezan las frustraciones, depresiones y toda la mierda que se te ocurra. Es imposible no tener este tipo de malvaviscos y muchas veces es necesario tenerlos. Este tipo de malvaviscos son los que te llevan a grandes cambios de vida peroooo hay que tratar de minimizar este tipo de semanas para tener una vida más satisfactoria.

Puede ser ejemplificado en una gráfica como esta:





¿Cómo saborear más los malvaviscos?

1. Minimiza la validación externa.

Esta validación busca la aprobación de la sociedad, nuestros amigos, nuestra propia familia. Ejemplo de esto: comprar una casa para que la gente piense que tienes dinero, ese Rolex que tanto quieres para impresionar a otras personas, fanfarronear cosas que no son verdad en Facebook (esto último hoy en día es abundante).

La validación externa es una cuestión de apariencias. Es acerca de lo que piensan los demás de ti. Esto nos condiciona a hacer cosas que no queremos a hacer solo por levantar nuestro EGO.

En cambio la validación interna trata de satisfacer nuestros propios estándares. Es lo único sobre lo que tenemos control. La validación interna es la base de un autoestima sano. La validación externa se siente bien pero es como una droga. Se siente bien por un momento. Pero una vez que no la tienes te hace sentir peor. ¿Por qué crees que todos tenemos una vida perfecta en el mundo online?

Muchas cosas te pueden traer las dos tipos de gratificaciones. Por ejemplo, te pusiste como objetivo comprar un Mercedes Benz último modelo. Vas a usar tus malvaviscos de hoy para tener mejores malvavisco mañana, algo que implica mucha fuerza de voluntad y disciplina. Esto crea un tipo de validación interna pero luego que ya tienes el carro tus amigos empiezan: “Wow”, “¿Cómo le hiciste?”, algo que crea la validación externa.

Aquí la pregunta es ¿Qué tipo de validación es la que guía tus acciones diarias?

Por ejemplo ¿Estás comprando ese carro por qué te gusta? o ¿Lo estás comprando por qué quieres impresionar a tus amigos? La mayoría de las personas lo hacen para impresionar a los demás.

Otro ejemplo son esas mujeres que tienen pelo falso, nariz falsa, tetas falsas, PERSONALIDAD FALSA ¿Lo hacen para sentirse mejor o para impresionar a otros hombres y mujeres?

¿Estás viajando por todo el mundo para impresionar a los demás? O ¿Viajas por qué es algo que siempre has querido hacer?

La respuesta puede ser ambas y no ESTÁ MAL pero es muy importante que seas honesto contigo mismo, ya que si la respuesta casi siempre es, para impresionar a los demás, entonces estás desperdiciando tus malvaviscos.