BONDI BEACH, SÍDNEY. 

Es un día de primavera austral aunque por el intenso calor que se siente podría ser verano. Es un día entre semana pero parece que nadie trabaja en primavera. Llegar de la ciudad a la playa ha sido un trayecto largo pero la espera valió la pena.

Meto el pie al mar, el agua tiene una temperatura perfecta para nadar. A pesar de esto no hay muchas personas dentro de este. La razón, Australia tiene el mar con más tiburones en todo el mundo.

A unos cuantos pasos están grabando una película. Las actrices tienen un cuerpo escultural que podrían hacer sentir mal a cualquier mujer con un nivel de belleza superior al promedio. Tal vez las demás mujeres piensan el porqué no pueden tener un cuerpo igual, así su vida sería mejor.

Volteo y veo a unos hombres muy altos, al punto que me hacen sentir como una pequeña mierda a pesar de mi 1.80 de altura. Y tal vez los hombres altos a los que envidio ven alrededor y siente celos del que tiene un bronceado perfecto. El hombre con el bronceado perfecto mira con envidia al hombre que está sentado en la arena con cuatro mujeres. Se pregunta porque él no puede ir a la playa con ese tipo de compañía.

El hombre que está sentado con las 4 mujeres está harto de escuchar a sus hermanas y primas, preferirá divertirse con sus amigos hombres. No muy lejos, hay un hombre ignorando a sus amigos. Este se pregunta cómo puede conocer a la mujer que se está bronceando en la arena.

La mujer en la arena lamenta que su novio no esté cerca, así no la estarían observando. Él novio de ella está en la orilla del mar deseando que su novia no le demandara tanto tiempo. Este envidia a los hombres solteros que pueden hacer lo que quieran, cuando quieran.

Otras mujeres en Bondi Beach se lamentan que los hombres solo las quieren utilizar. Los hombres platican sobre lo cansados que están de ser carteras con pies. El hombre maduro desearía volver a ser joven, así podría cumplir sus caprichos de juventud. El adolescente quisiera tener más edad para ya no depender sus padres.

Las australianas soportan largas jornadas bajo el sol; así podrían verse como mediterráneas. Las latinas admiran el cabello rubio y los ojos azules de las australianas. Tanto es su obsesión que se pintan el cabello.

Los hombres que juegan voleibol desearían ser buenos surfeando. Los surferos desearían que no hubiera tiburones en el mar.

Australia se prepara para el verano. Según los medios este año va a ser más caluroso que el año pasado. Todos siguen con su vida viendo el pasto del vecino y piensan que este es más verde que el suyo.